Mis historias individuales de éxito amigo

iPhone 11 Review: Phone Most People Should Buy. hodaka888 December 9, 2019 December 9, 2019 mobile December 9, 2019 December 9, 2019 mobile Logré mejorar mis hábitos de alimentación e incorporar más actividad física en mis días. En menos de un año, estaba satisfecha, había perdido 40 libras. Al pasar los años, y las complicaciones de la vida, retomé algo del peso perdido y mi colesterol se vió afectado. Inmediatamente contacté nuevamente a Carla mi nutricionista. “Aprovecho cada momento de mi vida para ir mejorando” – Ing. Pablo Guillén Milla. Ingeniero industrial, empresario, padre de familia y esposo dedicado, Pablo Guillén Milla se describe como una persona audaz, apasionado por la vida y con una gran sed de superación. Dos historias muy diferentes con algo en común: el amor es para valientes. Reparto: Dev Patel, Catherine Keener, Caitlin Mc Gee, Andy García. «Tómame como soy, quienquiera que sea» Se nos presenta la historia de Lexi, alegre, feliz, persona de éxito, vive su vida con pinceladas de musical, pero no todo es oro todo lo que reluce. Cómo crear una historieta. Crear una revista de historietas desde cero puede ser un proceso que demande mucho tiempo, pero también es increíblemente gratificante y satisfactorio desde el punto de vista creativo. Para hacerlo, empieza... Algunas son historias de emprendimiento; otros son testimonios de vida, narrados en primera persona. Unas y otros son la evidencia de que en Aguablanca, en su gran mayoría, sus habitantes son protagonistas de historias felices y gratas, en un medio donde nada es fácil y donde todo hay que ganarlo. El sol sale (o se oculta) para todos 5. Comparta sus historias. Para ser un mentor, todavía no hay libros de formación o de cómo guiar a un aprendiz, ni de todo a lo que debe exponerse o hacer. En mis sesiones de entrenamiento, yo regularmente comparto historias de mis actividades empresariales como una forma de mostrar a la gente lo que es posible. A todos ellos y a las decenas de colaboradores individuales que han convertido este proyecto en realidad, expresamos nuestro profundo agradecimiento. Oramos para que, con la bendición de Dios, estos textos y manuales contribuyan a que mi-les de niños y jóvenes profundicen sus conocimientos de la Biblia, acepten a Jesús como Amigo y Prácticamente, vivía de casa en casa y de amigo a amigo. Me despertaba a las 3:30 o 4:00 de la tarde, pensando qué hacer con mi vida y tomaba otro trago porque me sentía deprimido. Y al final llegué al límite. Hice una rehabilitación de 30 días y sólo duré una semana. Mis padres dijeron: “Encontramos un lugar perfecto al que puedes ... -Un triunfador tiene miedo de perder. Todo el mundo tiene miedo de ganar.-Billie Jean King.-El éxito no es el resultado de una combustión espontánea. Debes intentar encender el fuego de tu interior.-Arnold H. Glasow.-El triunfo tiene muchos padres, la derrota es huérfana.-John F. Kennedy.-El éxito es simplemente una cuestión de suerte.

Mi rant y manifiesto. Parte I

2019.03.30 18:40 Rostacmac Mi rant y manifiesto. Parte I

Es parte de nuestra herencia religiosa asumir que nuestra propia salvación y destino está inevitablemente atada al destino de los demás, o en este caso, que nuestro éxito o fracaso está atado al futuro del "país". Como individualidades, no tenemos ni el poder, ni la responsabilidad de dedicar nuestro esfuerzo para tratar de salvar o mejorar al colectivo. Nadie nos debe nada y no le debemos nada a nadie. Volviendo al tema religioso, en nuestra sociedad es mal visto ese aire individualista ("el vil egoismo que otra vez triunfó"), pero nuestra historia reciente ha demostrado que teníamos que bañarnos en mierda para enseñar la lección que el colectivismo es un medio de manipulación malvado e implacable.

Si bien nuestro progreso como seres humanos se debe en gran manera a nuestra capacidad de trabajar en grupos, también es cierto que durante miles de años-- desde la edad de piedra --estuvimos en guerras por el control de recursos y privilegios. El simple hecho que un grupo o individuo quiera estar en la cima es parte de la naturaleza, y es algo positivo, pues es lo que nos ha llevado a progresar como especie. En escencia, las sociedades que dan mayores libertades a los individuos son aquellas que generan más adelantos tecnológicos, y por ende, son aquellas que tienen el poder de someter (en nuestro tiempo un sometimiento económico) a otras sociedades.

Aquellas sociedades que trabajan y son justas someten a aquellas ignorantes y atrasadas. En Venezuela siempre hemos aplicado el método ignorante de sacarle provecho al petróleo: desde que se descubrió, lo exportamos en su mayoría como materia prima, y compramos de vuelta combustibles, plásticos, resinas. El caso de toda América Latina es idéntico: no hay industrias pesadas competitivas interncionalmente, y la producción es más que todo agrícola, telas, cobre, gas, materias primas. En este punto de la historia es prácticamente imposible tratar de levantar un parque industrial -- me viene a la mente el caso de los fundadores de Intel que invirtieron 10.000 $ en los 70 para instalar su primera fábrica de circuitos integrados, cuando al día de hoy una sola línea de producción de circuitos integrados de última generación cuesta más de 100.000.000 $, para al menos pensar en ser competitivos.

En síntesis, el mundo ha avanzado mucho, y el atraso de nuestros países no se va a arreglar con ninguna inversión (vean el caso Argentina, haciendo más de lo mismo con dinero prestado del FMI). ¿Cómo se compite con japoneses, chinos y coreanos que trabajan 14 horas al día sin descanso ? Mi manera de ver todo esto es que no somos culpables de los errores de nuestros antepasados, ni somos responsables en arreglarlos. La responsabilidad de un individuo se limita a trabajar para sí mismo y también para su entorno inmediato (familia, amigos cercanos), entendiendo que las acciones sean legales y no perjudiquen a terceros. Siempre habrá aquellos que preferirán vivir en la mierda, pero eso no debe significar que todos debamos vivir en la mierda, o sentirnos mal por vivir bien mientras otros vivan en la mierda.

En nuestra situación particular actual, mucha gente va a pasar trabajo y morir. ¿Es culpa del ciudadano común no funcionario público ? no, ademásde que es algo inevitable. También es cierto que hay formas puntuales en las que podemos colaborar, pero sin dejar de vista nuestras propias metas. Si se ponen a pensar, este razonamiento individualista explica muchas cosas. Por ejemplo: Los EEUU no van a gastar recursos y dar una mala imagen en una intervención sólo porque un grupo de gente se esté muriendo en un país. Lo harán sólo cuando esté demostrado que sea una amenaza creíble para ellos, y les convenga hacer esa inversión. Es algo lógico.

Esta individualidad aplica también al análisis del caso gobierno-oposición. ¿Creen que Guaidó se está calando todo este peo para que tu tengas luz y agua en tu casa, ganes un salario y seas feliz ? En lo más profundo él tiene sus propias motivaciones individuales, ya sea matar chavistas, complacer a leopoldo, agarrar algún cargo, etc. Eso es lógico y es hasta positivo, porque sus intereses de sacar al chavismo se alinean temporalmente con nuestros intereses de también sacar al chavismo. Nos convierte temporalmente en aliados, pero nadie actúa simplemente por pura bondad.

¿Creen que Simón Bolívar liberó 5 países de América porque él era bueno y quería la libertad y la paz? No, él quería ser emperador / dictador de una nación grande y aprovechó su momento. Su interés en ser dictador se alineó con nuestros intereses de dejar de ser una colonia y por eso fue nuestro representante. Igual con la independencia Americana: ¿los franceses ayudaron a los patriotas porque eran buenos ? No. Inglaterra era un imperio rival y ellos sólo querían debilitarlos con la independencia de sus colonias. Interés compartido, no es que los franceses actuaban por pura bondad.

En otros casos de motivaciones personales, recuerdo también el caso de Macri organizando el G20 en Argentina. Era en parte cuestión de su propio ego (sentirse capaz de hacer algo a la altura de las potencias mundiales), a pesar de tener condiciones adversas. Él lo iba a hacer sí o sí, y al final resultó en algo positivo. El caso contrario es el de Chávez, el quería materializar su resentimiento y venganza personal importando el sistema comunista a Venezuela, también dejándose llevar por su ego. Él lo iba a hacer sí o sí, así tuviera que desmontar todas las instituciones, sobornar países completos y matar gente en el camino. Los verdaderos intereses individuales son los que privan, y como ya mencioné, es la realidad. Nadie se va a jugar su vida para la comodidad de los demás.

Hay gente que preferirá vivir en la mierda, hay que aceptar eso también. Es esa mentalidad de barrio que hablábamos el otro día, en la que si ves que medio progresas, todo el barrio te echa para atrás y actúa como si les debieras algo. Eso es lo que hay que dejar atrás.

Mi punto central es que este país no tiene futuro, pero cada uno de nosotros sí tiene futuro. Cada uno tiene sus propias capacidades y fortalezas individuales para sacarles provecho. Precisamente, el mejor método de subsistir que existe acá es el Freelancing, trabajo individual e independiente, al contrario de lo que el chavismo llama "el proceso social de trabajo". Una economía debe tener la facultad de despedir empleados no productivos, para evitar terminar en lo que somos ahora: 80% de empleados públicos mendigos y nada sirve (similar también al caso en Argentina). Hay gente que se sentirá ofendida, pero un individuo debe ser autónomo de decidir si quiere o no "ayudar". Vivir en la mierda puede ser una opción para otros, siempre y cuando no perjudique a los demás.

Así que, para concluir: no traten de salvar Venezuela, porque siempre estuvo perdida. Sálvense y sean libres ustedes, que es perfectamente posible.
submitted by Rostacmac to vzla [link] [comments]


2018.06.12 20:23 master_x_2k Caparazón X

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Caparazón X

Llegué a la conclusión gradual de que podía abrir los ojos, como si fuera algo que había olvidado cómo hacer. Lo intenté y lamenté mi decisión al instante. Uno de mis ojos no veía nada, incluso cuando estaba abierto, y el otro estaba fuera de foco, con imágenes que no tenían sentido incluso cuando podía percibir algo. Mientras cerraba los ojos con fuerza, incluso el brillo rosado de la luz que pasaba a través de mis párpados era como fuegos artificiales explotando en mis retinas.
Cuando intenté reconstruir lo que acababa de suceder, mis pensamientos se movieron como melaza.
“Si ustedes pequeñas mierdas tuvieran una neurona, sabrían que me sacarme la delantera, aunque sea solo por un momento, es algo de lo que deberían estar jodidamente aterrorizados”, siseó una voz. Me llevó unos segundos ubicar la voz, mucho más de lo que debería. Bakuda.
Estaba empezando a doler. Como cortes de papel, pero aumentados hasta doscientas veces el tamaño, y cada uno de esos cortes de papel era uno de mis músculos. Mi piel estaba cubierta con ardores que gradualmente se sentían cada vez más como una quemadura. Mis articulaciones palpitaban como si cada una de las articulaciones hubiera sido arrancada de su órbita individual y la gente golpeara los extremos aún vivos de ellas contra el pavimento en un ritmo sombrío.
Abrí mi ojo bueno nuevamente e intenté enfocarme sin éxito. Tres cintas carmesíes... no. Estaba viendo triple. Una cinta carmesí se extendía a lo largo del costado de mi máscara, cayendo desde el borde donde la máscara cubría mi nariz, cayendo en línea recta para tocar el suelo. Donde hizo contacto con el pavimento, había un charco que crecía constantemente. Me di cuenta de que estaba sangrando. Mucho.
“Dejándome tendida allí con un lanzagranadas en mi mano y municiones en toda la puta calle fue pedirlo a gritos. Mierda, solo abrazándose y sintiéndose aliviados, ¿como si realmente me hubieran vencido? Estaban rogando que les disparara.”
No iba a irme así. No sin una pelea. Apenas podía moverme, y mucho menos tomar medidas. Mi deseo de hacer algo era casi más insoportable que el dolor que palpitaba y vibraba en todo mi cuerpo. ¿Qué puedo hacer? Mi mente no estaba trabajando tan agonizantemente lenta como lo había estado un momento antes, pero mis pensamientos todavía estaban empantanados y divididos. Cosas que debería haber sabido sin pensar eran vagas, inciertas, inconexas. Demasiados pensamientos quedaban huérfanos, desconectados de todo lo demás. Hubiera golpeado algo en mi frustración si hubiera podido moverme sin que todo doliera. Me conformé con apretar los puños.
Escuela. ¿Problemas en la escuela? ¿Yo? ¿El trío? No. ¿Por qué estaba pensando en la escuela? ¿En qué había estado pensando antes de frustrarme? Queriendo pelear de alguna manera. Bakuda, escuela, luchando. Casi gimió de frustración cuando intenté conectar las ideas individuales, y simplemente no pude completar el pensamiento. Solo terminé jadeando, haciendo una mueca por el dolor que me causaba.
“¿Oh? La pequeña niña ineficaz con el disfraz de bicho está despierta,” la voz zumbante de Bakuda anunció en el aire de la noche.
Grue dijo algo, a poca distancia, no pude entenderlo.
Bakuda respondió con un ausente, “Shush, no te preocupes. Me encargaré de ti en un momento.”
Escuché algo y vi un par de botas rosadas aparecer frente a mi cara, la imagen nadando y derivando perezosamente.
“¿Mal día?” Ella se inclinó sobre mí, “Bien. Verás, uno de mis nuevos secuaces es parte del personal de la Sede del Protectorado. Un guardia donde Lung está encarcelado, ¿entiendes? No estaba en condiciones de liberarlo, pero ella obtuvo la historia completa de él. Sé que eres el pequeño monstruo que hizo que fuera enviado allí. Así que obtienes un tratamiento especial esta noche. Tienes que ver lo que les hago a tus amigos. Comenzaré con el chico de negro, y luego me dirigiré a tus amigos inconscientes de allí. Los pegué solo para estar a salvo. Una vez que tus amigos estén muertos, te entregaré a Oni Lee. Él fue un muy buen muchacho en lo que respecta al cambio de régimen, y me ha estado molestando para darle algo con lo que jugar. ¿Qué dices a eso?”
Solo estaba escuchando a medias. Como un mantra, estaba recitando mentalmente lo mismo, una y otra vez. Bakuda, escuela, contraataca.
“Bakuda, escuela”, murmuré. Escuchar lo aguda y fina que sonaba mi propia voz, era más aterrador que cualquier otra cosa que me hubiera llamado la atención en los últimos minutos.
“¿Qué? ¿La chica bicho quiere decir algo?” Se inclinó y agarró la armadura que colgaba sobre mi pecho. Con un movimiento brusco, ella me arrastró a una posición medio sentada. Ser tironeada de esa manera era una tortura, pero el dolor me ayudó a agudizar mis pensamientos a un módico de claridad.
“Escuela. Bakuda falló”, le respondí, mi voz solo ligeramente más fuerte de lo que había sido en mi último intento. Las lentes rojo oscuro de sus gafas me taladraron mientras componía mis pensamientos para volver a hablar, tratando de sonar más coherente. “¿Crees que eres tan inteligente fallando así? ¿Qué fue? ¿Segundo lugar? ¿Ni siquiera en segundo lugar?” Logré algo parecido a una sonrisa.
Ella me soltó y se alejó como si yo estuviera en llamas. Cuando mi cabeza golpeó el pavimento, casi me desmayé. Tuve que luchar para no hacerlo. Abraza el dolor. Te mantiene despierta.
A poca distancia de mí, la voz de Grue hizo eco. Solo pude distinguir las primeras palabras. “Ella es” o “Helados”. Él rió. Me asustó saber que no podía entenderlo, que no podía entender por qué no podía entenderlo. No estaba escuchando tan bien como debería, lo sabía. Pero eso no era todo. ¿Qué más?
La distorsión. La explosión o las explosiones habían dañado mi audición, tal vez, y no podía distinguir sus palabras con el efecto que su poder tenía en su voz. Solo descifrarlo, saber que podía resolverlo, me hizo sentir cien veces mejor.
“¿Eso crees?” Siseó Bakuda a Grue. Sus palabras eran más fáciles de distinguir, ya que su máscara las estaba reconstruyendo, por lo que estaban perfectamente enunciadas y monótona, incluso si la ocultaba detrás de zumbidos y siseos.
Ella me dio una patada en la cara con una de esas botas rosadas. Tener que mover la cabeza me dolió más que el que casi me tirara los dientes. Agarró mi disfraz y me arrastró varios metros. El ser movida aumento todos los dolores a otro nivel. En una escala del uno al diez, era un sólido nueve y medio. Nada de lo que podía hacer haría que doliera más, así que encontré la fuerza y voluntad para estirarme y agarrar sus muñecas, por poco que sirviera. Ella me soltó y luego me empujó para ponerme de mi lado. El movimiento me hizo querer vomitar.
El ver que Grue me ayudó a centrarme, luché contra las náuseas y respiré despacio por el dolor. Él estaba atado en una posición medio sentado contra un depósito con lo que parecían largos listones de oro. ¿Dónde estaba Tattletale?
“Veamos cuán listos son ustedes dos después de que le dé al alto, oscuro y misterioso su premio”, amenazó Bakuda, “Veamos... esto. Aquí hay una verdadera joya. Dos veintisiete. Ahora siéntate quieto. Si incluso piensas en usar tu poder, lo meteré por la garganta de la mocosa bicho, y lo activaré. No es como si estuvieras en posición de impedirme hacer el trabajo, incluso si estuviera sorda y ciega.”
Ella se quitó sus guantes rosas y los arrojó a un lado. Luego retiró de su manga algo que parecían unas largas y angostas tijeras. Excepto que eran planas, no afiladas. Casi como pinzas. Hicieron clic mientras los cerraba en la punta de lo que parecía una píldora de metal de una pulgada de largo.
“No hay necesidad de cirugía, ya que esto no va a ser a largo plazo. Lo que voy a hacer es deslizar esto por tu nariz y dentro de tu cavidad nasal.” Extendió la mano hacia la oscuridad que se filtraba alrededor de él y buscó a tientas su rostro. “Solo necesito quitarte la máscara... el casco... Eso.”
Era difícil de saber si Grue tenía la máscara puesta. Su cabeza era solo una mancha borrosa de forma humana.
Ella alcanzó dentro de la capa de oscuridad con una mano y empujó la cápsula en el centro de todo con la otra. “Y va para adentro... lentamente, no quiero activarla prematuramente, y los efectos solo serán realmente buenos si está profundo. Verás, mi dos veintisiete fue un feliz accidente. Había tomado lecturas de los poderes de la pequeña Vista, pensé que tal vez podría hacer una granada de distorsión espacial. Puramente por accidente, descifré el efecto Manton. O al menos, lo que sea que haya hecho cuando monté la granada, pasó por alto el efecto Manton. ¿Ustedes idiotas saben lo que es eso?”
Se detuvo y crujió los nudillos, dejando la herramienta en forma de tijera pegada a la cara de Grue. “Es esa pequeña regla que evita que un pyrokinetico[1] hierva tu sangre, el límite que evita que la mayoría de los poderes afecten el cuerpo de las personas. O, según la teoría que apoyes, es la regla que dice que tu poder funciona solo en las cosas orgánicas, vivas, o que funciona en todo lo demás.”
“Así que piénsalo. Un efecto de distorsión espacial que solo funciona en el material vivo. Lo activo, y toda la materia viva a un metro de distancia de la cápsula es reformada, deformada, encogida, hinchada, estirada, doblada. En realidad, no te mata. Esa es la segunda cosa más increíble al respecto, además del bypass de Manton. Todo todavía se conecta a todo lo demás. Totalmente no letal, pero te hará desear estar muerto cada segundo del resto de tu miserable puta existencia.”
No te quedes ahí mirando, pensé. ¡Haz algo!
“Solo click, whoosh, eres lo suficientemente feo como para avergonzar al hombre elefante. Terminas con una cabeza cuatro veces mayor que el tamaño normal, protuberancias como tumores en todas partes, cada característica y forma incorrecta, tamaño incorrecto. También cambia la forma del cerebro, pero eso suele ser solo un poco de daño cerebral leve a moderado, ya que lo tengo calibrado para enfocarme en las características externas.” Ella se rió. Era ese sonido seco, repetitivo e inhumano. Cuando volvió a hablar, enunció cada palabra por separado. “Irreversible. Y. Jodidamente. Hilarante.”
Busqué mis bichos, pero no pude reunir mis pensamientos lo suficiente como para darles órdenes complejas. Simplemente los llamé a mí. Eso todavía me dejaba para ayudar a Grue.
Mi funda de utilidad. Poco a poco, tanto por mi necesidad de ser discreta como por mi incapacidad para moverme muy rápido sin un dolor increíble, moví mi mano detrás de mi espalda, recordándome a mí misma lo que había allí.
Spray de pimienta: no sirve. Le quemaría la piel, pero las gafas y la máscara mantendrían la mayor parte de su rostro a salvo. Estaba raspada y ensangrentada, así que tal vez podría rociar su cuerpo... no sería divertido con sus heridas, pero ¿nos salvaría?
Pluma y papel. Teléfono móvil. Cambio. No, no y no.
Batuta. No tenía la fuerza para moverla, ni el posición ni espacio que necesitaba para extenderlo.
Epipens. Poco uso, y no confiaba en mi fuerza o coordinación en cuanto a poder inyectarla y presionar la jeringa.
Eso era todo por el contenido de mi compartimiento utilitario. Dejé que mi mano se quedara flácida y colgaba detrás de mi espalda mientras me preparaba para moverla, y mis dedos rozaron algo.
La funda del cuchillo en la parte baja de mi espalda. Lo había atado al punto más bajo que podía estar sobre mi espalda, al mismo tiempo cubierta por mi armadura y de fácil acceso.
El cuchillo servía.
Hubo un leve clic cuando Bakuda ajustó las cosas de tijeras y las sacó de la nariz de Grue. Ya no estaban agarrando la cápsula.
“Esto debería ser un espectáculo”, se regodeó, poniéndose de pie antes de que pudiera averiguar dónde apuñalar o cortar. No quería matar, pero tenía que detenerla. Por Grue.
Mi mano todavía estaba detrás de mi espalda, agarrando el mango del cuchillo con la hoja señalando la parte inferior de mi mano. Cambié mi posición una fracción para que mi ángulo fuera mejor.
“Oye, chica d elos bichos. ¿Qué estás haciendo, allí? ¿Sacudiéndote como un pez en tierra firme? Presta atención, se verá realmente genial cuando partes de su rostro sobresalgan de esa pequeña mancha de sombras.”
Traté de formular una respuesta, una respuesta que agregaría insulto a lo que estaba a punto de hacer, pero una ola de debilidad me invadió. La oscuridad comenzó a deslizarse en los bordes de mi visión, de nuevo. Enderecé mis piernas en un intento de causarme más dolor, me obligué a estar alerta otra vez, y fallo en rechazar la oscuridad. ¿Grue estaba usando su poder? Lo miré. Nada. Solo estaba perdiendo el conocimiento.
No podía desmayarme ahora.
Anillos para los pies.
Sin una respuesta ingeniosa, sin una broma o incluso un grito de enojo, traje el cuchillo hacia abajo en la punta de su pie. Dos pensamientos me golpearon simultáneamente.
Golpeé algo duro. ¿Tenía el pie o la bota reforzados?
¿Le había siquiera dado al pie derecho? Tattletale nunca había dicho cuál tenía los anillos del pie. O si ambos lo tenian.
Mientras una ola de negrura barrió en frente de mi visión y se desvaneció con la misma rapidez, dejándome apenas consciente de sus gritos. Las náuseas volvían a brotar, y al igual que con mi conciencia que se escapaba, la necesidad de vomitar aumentaba. Iba a vomitar, pero podría ahogarme si lo hiciera con mi máscara puesta. Si terminaba en mi espalda, incluso podría sofocarme.
Grue estaba diciendo algo. No pude entender sus palabras. Sonaba urgente.
La mujer estaba gritando en mi oído. Una letanía de maldiciones, amenazas, cosas horribles que ella me iba a hacer. La inconsciencia me llamó, seductora, segura, indolora, libre de amenazas.
Si era siquiera la inconsciencia. La escalofriante idea de que podía estar muriendo se me ocurrió y me brindó el más breve momento de claridad. Me concentré en el revoltijo de imágenes distorsionadas y sonidos, donde estaba, lo que la gente decía y gritaba.
La mujer estaba rodando en el suelo junto a mí. Cuando pateó su pierna, una salpicadura de sangre estropeó la única lente de mi máscara por la que podía ver a través. ¿Cuál era el nombre de la mujer? Bakuda. La punta del cuchillo todavía estaba alojada en el pavimento donde había estado su pie. Eso fue lo duro que golpeé: pavimento, no armadura. Había mucha sangre. Suya. Un poco de su bota, rosa y carmesí. Dos dedos de los pies más pequeños con las uñas pintadas, rosa y carmesí, en medio del desorden de sangre.
Intenté y no pude liberar el cuchillo, aunque solo estaba incrustado un centímetro de profundidad en el suelo. El esfuerzo me dejó sin aliento respirando grandes bocanadas de aire. Cada aliento me hacía sentir como si hubiera inhalado alambre de púas y hierros candentes me apretaban los costados. Estaba rezando para que el impulso de vomitar desapareciera, sabiendo que no sería así.
Grue. ¿Qué estaba diciendo? Apenas podía entender a Bakuda con su enunciación robótica. Comprender a Grue era una docena de veces más difícil. Como otro idioma.
¿Dade ul cuchello? ¿Cuchillo? El cuchillo. Él lo necesitaba.
Me dejé caer sobre mi frente, con la cara hacia el suelo, para no asfixiarme. La mano que sostenía el cuchillo se mantuvo quieta, pero mi brazo se dobló en un ángulo malo, provocando una punzada de dolor. Mi muñeca y mi codo se torcieron torpemente, se tensaron para volver a una posición natural. Resistí el impulso de soltarme, mantuve agarrado el mango del cuchillo.
El suelo cedió antes que yo, y el cuchillo se liberó. Mi brazo se enderezó, extendiéndose frente a mí, con el cuchillo agarrado en mi mano enguantada negra. Levanté la vista del cuchillo para ver una imagen borrosa de Grue luchando bajo sus ataduras, lo último que vi antes de que la oscuridad y la misericordiosa falta de conciencia me reclamaran.
[1] Alguien que controla el fuego y/o genera fuego de la nada.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.07.21 09:57 EDUARDOMOLINA Jürgen Habermas. "Alemania es una potencia hegemónica insensible e incapaz", que ha impuesto en el Consejo Europeo su visión ordoliberal contra Francia y los europeos del sur. Merkel y Schäuble han tenido fácil adoptar en casa el papel de defensores europeos.

http://ctxt.es/es/20160720/Politica/7328/Entrevista-Die-Zeit-Habermas-europa-Alemania.htm
"Señor Habermas, ¿pensó alguna vez que el Brexit sería posible? ¿Qué sintió cuando se enteró de que la ‘salida’ había logrado la victoria?
Nunca habría imaginado que el populismo ganaría al capitalismo en su país de origen. Dada la importancia vital del sector bancario para el Reino Unido, el poder de los medios y el peso político de la City (ciudad financiera de Londres), era poco probable que las cuestiones de identidad prevalecieran sobre los intereses.
Mucha gente está ahora pidiendo referendos en otros países. ¿Produciría un referéndum en Alemania un resultado distinto del que tuvo en Reino Unido?
Bueno, eso supongo. La integración europea estaba –y todavía permanece– entre los intereses de la República Federal de Alemania. En las primeras décadas de la posguerra fuimos capaces de restaurar, paso a paso, una reputación nacional completamente devastada actuando cautelosamente como ‘buenos europeos’. Con el tiempo, pudimos contar con el apoyo de la UE para la reunificación. Retrospectivamente, Alemania ha sido el gran beneficiario de la unión monetaria en Europa –incluso durante la crisis del euro–. Y debido a que, desde 2010, Alemania ha sido capaz de imponer en el Consejo Europeo su visión ordoliberal contra Francia y los europeos del sur, Angela Merkel y Wolfgang Schäuble han tenido fácil adoptar en casa el papel de grandes defensores de la idea europea. Por supuesto, esto es una forma muy nacionalista de mirar las cosas. Pero este gobierno necesitaba no tener dudas de que la prensa iba a adoptar un enfoque diferente e informar a la población sobre las buenas razones de otros países para ver las cosas de forma completamente opuesta.
¿Está usted acusando a la prensa de doblegarse abúlicamente ante el gobierno? De hecho, Merkel difícilmente puede quejarse del número de sus críticos. Al menos en lo que respecta a su política de refugiados.
De hecho no estamos hablando de eso. Aunque no tengo reparos en decirlo. La política sobre refugiados también ha dividido a la opinión pública alemana y a la prensa. Esto puso fin a larga etapa de parálisis sin precedentes en el debate político público. Yo me refería al período anterior, el de la crisis del euro, tan cargado políticamente, y en el que se podría esperar una polémica igual de agitada acerca de la política del gobierno federal ante la crisis. Toda Europa ha considerado contraproducente el enfoque tecnocrático que aplaza indefinidamente las decisiones. Pero no ha sido así en las dos grandes cabeceras diarias y las dos semanales que leo habitualmente. Si esta observación es correcta, entonces, como sociólogo, uno puede buscar explicaciones. Pero mi punto de vista es el de un lector de periódicos comprometido, y me pregunto si la política del avestruz de Merkel, destinada a adormecer a todo el mundo, podría haber barrido el país sin una cierta complicidad por parte de la prensa. Los horizontes imaginables se reducen cuando no hay puntos de vista alternativos en la oferta. Ahora mismo estamos asistiendo a otra ronda de somníferos. Como en el informe que acabo de leer sobre la última conferencia política del SPD, donde se reduce –-en lo que Hegel habría llamado una perspectiva de mayordomo-- la posición de un partido de gobierno ante el enorme evento del Brexit, que debería ser objetivamente de interés para todo el mundo, a las próximas elecciones generales y a las relaciones personales entre el Sr. Gabriel y el Sr. Schulz.
¿Pero no se basa el deseo británico de abandonar la UE en razones domésticas? ¿O es el síntoma de una crisis en la UE?
Ambas cosas. Los británicos tienen detrás una historia diferente a la del continente. La conciencia política de ser una gran potencia, dos veces victoriosa en el siglo XX, pero en declive a nivel global, vacila a la hora de adaptarse a esa situación cambiante. Con ese sentido nacional de sí misma, Gran Bretaña se colocó en una situación incómoda después de unirse a la CEE por motivos puramente económicos en 1973. Las élites políticas, de Thatcher a Cameron pasando por Blair, nunca tuvieron intención de abandonar su mirada distante hacia la Europa continental. Esa fue la perspectiva de Churchill cuando, en su famoso discurso de Zurich de 1946, dibujó al imperio (británico) en el papel de padrino benévolo de una Europa unida –pero sin ser realmente parte de ella. La política británica en Bruselas ha sido siempre un enfrentamiento inspirado en la máxima: "Queremos nuestra parte del pastel, y además nos lo comemos".
¿Se refiere a su economía política?
Los británicos tenían una visión decididamente liberal de la UE como una zona de libre comercio, y esto se expresó en una política de ampliación de la UE sin ningún tipo de profundización simultánea en la cooperación. Ni Schengen, ni euro. La actitud exclusivamente instrumental de las élites políticas hacia la UE se ha reflejado en la campaña por el Remain. Los defensores (a medias) de permanecer en la UE se inclinaron de forma estricta por una campaña basada en el miedo y armada con argumentos económicos. ¿Cómo podía ganar la actitud proeuropea frente a una mayoría más amplia si los líderes políticos se han comportado durante décadas como si la búsqueda estratégica y sin piedad de los intereses nacionales fuera suficiente para mantenerse dentro de una comunidad supranacional de Estados? Visto desde lejos, este fracaso de las élites se materializa, de forma diferente y llena de matices (tal como son), en dos tipos de políticos egocéntricos, conocidos como Cameron y Johnson.
En la votación, no solo hubo una sorprendente brecha de edad, sino también una fuerte brecha urbana-rural. La ciudad multicultural perdió. ¿Por qué esta repentina ruptura entre la identidad nacional y la integración europea? ¿Han subestimado los políticos europeos el poder persistente y real de la voluntad nacional y cultural?
Está usted en lo cierto, el voto británico también refleja una parte de la situación general de crisis de la Unión Europea y sus Estados miembros. El análisis del voto apunta a la misma clase de patrón que vimos en las elecciones presidenciales de Austria y en nuestras recientes elecciones regionales en Alemania. La elevada participación sugiere que el campo populista tuvo éxito en la movilización del sector de los abstencionistas previos. Estos votantes dominan de forma abrumadora en los grupos marginados que se sienten abandonados. Esto se une a la evidencia de que los estratos más pobres, más desfavorecidos socialmente y menos instruidos votaron más por salir que por quedarse. Por lo tanto, no sólo existen patrones de voto contrario en las zonas rurales y en las ciudades, sino que la distribución geográfica de los votos por la salida se acumulan en la región central y en partes de Gales –incluyendo las antiguas zonas industriales abandonadas, que no han podido recuperar sus bases económicas–, y esto apunta a las razones sociales y económicas para el Brexit. La percepción del drástico aumento de la desigualdad social y la sensación de impotencia que produce ver que tus propios intereses ya no están representados en el plano político, todo eso está en el contexto de la movilización contra los extranjeros, en el dejar Europa atrás, en el odio a Bruselas. En una vida diaria insegura, 'un sentido nacional y cultural de pertenencia' es, de hecho, un elemento de estabilización.
¿Pero son esas solo cuestiones sociales? Hay una tendencia histórica bien conocida hacia la auto-ayuda nacional y de renuncia a la cooperación. La supranacionalidad significa, para la gente común, la pérdida de control. Muchos piensan: sólo la nación ofrece la roca sobre la que aún se puede construir. ¿No demuestra esto que la transición de lo nacional a la democracia transnacional ha fracasado?
No se puede decir que se ha venido abajo un esfuerzo que apenas ha comenzado. Por supuesto, la llamada a "recuperar el control", que ha jugado un papel en la campaña británica, es un síntoma que se debe tomar en serio. En lo que realmente los observadores dieron en el blanco es en la irracionalidad evidente, no sólo del resultado, sino de toda la campaña. Las campañas de odio también están creciendo en el continente. Los rasgos socio-patológicos de esta desinhibida agresividad política apuntan al hecho de que las compulsiones sistémicas omnipresentes en una sociedad global coalescente, económicamente no administrada y digital, simplemente sobre-representan las formas de integración social que se obtienen democráticamente en el Estado-nación. Esto desencadena comportamientos reaccionarios. Un ejemplo son las fantasías wilhelmianas de, por ejemplo, Jaroslav Kaczynski, mentor del actual gobierno polaco. Después del referéndum británico propuso la desintegración de la UE en una asociación informal de estados nacionales soberanos, de manera que éstos se fundan rápidamente en una gran potencia militar entre ruido de sables.
También se podría decir, simplemente: Kaczynski se limita a reaccionar ante la pérdida de control del Estado-nación.
Como todos los síntomas, este sentimiento de pérdida de control tiene un núcleo real –el vaciamiento de las democracias nacionales que, hasta ahora, habían dado a los ciudadanos el derecho a participar en las decisiones importantes que condicionan su vida social. El referéndum de Reino Unido proporciona una prueba viva de la palabra clave: "post-democracia". Obviamente, se ha derrumbado la infraestructura sin la cual no puede haber una esfera pública sólida y competencia entre los partidos. Después de los análisis iniciales, los medios de comunicación y los partidos políticos de la oposición fallaron a la hora de informar a la población sobre cuestiones relevantes y hechos elementales, y mucho más a la hora de discernir los argumentos, a favor o en contra, de los puntos de vista políticos opuestos. La muy baja participación de las personas entre 18 y 24 años de edad, supuestamente perjudicados por los ancianos, es otro dato revelador.
Parece que la prensa es culpable, otra vez…
No, pero el comportamiento de este grupo de edad ilustra la manera en que los jóvenes usan los medios en la era digital y cómo cambia la actitud hacia la política. En la ideología de Silicon Valley, el mercado y la tecnología salvarán a la sociedad y por tanto harán que algo tan antiguo como la democracia sea superflua. Un factor que hay que considerar seriamente en este asunto es la tendencia general hacia la integración cada vez más estrecha de los partidos políticos en el complejo organizativo del Estado. Y, por supuesto, no es una coincidencia que las políticas europeas no estén enraizadas en la sociedad civil. La Unión Europea se ha constituido de manera que las decisiones económicas básicas que afectan a la sociedad en su conjunto no figuran entre las decisiones democráticas. Este vaciamiento tecnocrático de la agenda diaria a la que se enfrentan los ciudadanos no es un destino de la naturaleza sino la consecuencia del diseño de los tratados. En este contexto, la intencionada separación política de la división de poder entre el nivel nacional y el europeo también juega un papel: el poder de la Unión se concentra allá donde los intereses del estado-nación se bloquean entre ellos. La transnacionalización de la democracia sería la respuesta correcta. En una sociedad global tan interdependiente, no hay otra manera de compensar la pérdida de control que los ciudadanos sienten y de la que se quejan; en realidad, esto es lo que ha pasado.
La Unión Europea se ha constituido de manera que las decisiones económicas básicas que afectan a la sociedad en su conjunto no figuran entre las decisiones democráticas.
Pero casi nadie cree ya en esa transnacionalización de la democracia. El sociólogo Wolfgang Streeck dice que la UE es una máquina desreguladora que fue incapaz de proteger a las naciones del capitalismo salvaje, es más, que las abandonó a su suerte. Ahora bien, las naciones-estado deberían tomar el asunto en sus propias manos otra vez. ¿Por qué no debería haber una vuelta al antiguo capitalismo del Estado de bienestar?
El análisis de Streeck sobre la crisis se basa en datos empíricos convincentes. Comparto también su diagnóstico sobre el estado apergaminado de la sustancia democrática, que hasta ahora ha tomado forma institucional casi únicamente en el Estado-nación. También comparto muchos diagnósticos parecidos de politólogos y abogados que se refieren a las consecuencias des-democratizantes de la “gobernanza” --las nuevas formas políticas y legales de “gobernar más allá del Estado-nación”. Pero el argumento para volver al formato de pequeños Estados-nación no me convence tanto. Porque estos deberían funcionar en los mercados globalizados en la misma línea que los conglomerados globales. Y esto significaría la total abdicación de la política frente a los imperativos de los mercados desregulados.
Hay un campo interesante en formación… Por un lado están los que piensan que la UE ha superado su propósito de ser un proyecto político y que el Brexit es una clara señal para eliminar Europa. La otra parte, la de Martin Schulz, por ejemplo, dice: “No podemos seguir así. La crisis de la UE se debe a la falta de profundización: existe el euro, pero no hay ni un gobierno europeo ni una política económica y social". ¿Quién tiene razón?
Cuando, en la mañana después del Brexit, Frank-Walter Steinmeier aprovechó el momento para invitar a los primeros ministros de los seis estados fundadores de la UE, Ángela Merkel sintió el peligro enseguida. Esa reunión podría haber sugerido a algunos que el deseo real era reconstruir Europa después de una serie de temblores. Al contrario, ella insistió en buscar un acuerdo entre los otros 27 Estados miembros. Sabiendo que en este círculo, y con líderes nacionalistas como Orban o Kaszinski, un acuerdo constructivo es imposible, Ángela Merkel quiso cortar de raíz cualquier pensamiento sobre una futura integración. En Bruselas exigió al Consejo que se mantuviese firme. Tal vez tiene la esperanza de poder neutralizar exhaustivamente las consecuencias económicas y comerciales del Brexit, o incluso de que se reviertan del todo.
Su crítica suena un poco antigua. Ha acusado mucho a la señora Merkel de acometer una política de agachar la cabeza y tirar hacia adelante. Al menos en la política europea.
Tengo miedo a que esa política de minimizar las cosas triunfe, aunque tal vez ya haya triunfado --aquí sin perspectiva, ¡por favor! El argumento es: “No te cabrees, la UE siempre ha cambiado”. De hecho, este ir saliendo del paso sin un final visible ante la actual, explosiva crisis europea, se traduce en que la UE nunca será capaz de caminar hacia delante “como antes”. Pero precipitarse y adaptarse a la normalidad de la “dinámica de estancamiento” se paga renunciando a cualquier intento de dar forma, políticamente, a los acontecimientos. Y es precisamente esta Ángela Merkel la que rechazó enfáticamente, en dos ocasiones, la extendida noción de los politólogos sobre la falta generalizada de espacio para acometer maniobras políticas --sobre el cambio climático y la acogida de refugiados--. Sigmar Gabriel y Martin Schulz son las únicas voces destacadas con alguna traza de temperamento político que se niegan a aceptar la tímida retirada de la clase política ante cualquier intento de pensar, siquiera, con tres o cuatro años de antelación. Que el liderazgo político simplemente deje que el férreo puño de la historia tome el control no es un signo de realismo. “En casos de peligro y extrema emergencia, decidirse por el término medio lleva a la muerte” --últimamente pienso mucho en la película de mi amigo Alexander Kluge. Por supuesto solo desde la retrospección se entiende que podría haber otra solución. Pero para descartar una alternativa antes de que se haya intentado poner en marcha uno debe tratar de imaginar nuestra situación actual igual que un historiador mira al pasado presente.
Sigmar Gabriel y Martin Schulz son las únicas voces destacadas con alguna traza de temperamento político que se niegan a aceptar la tímida retirada de la clase política ante cualquier intento de pensar, siquiera, con tres o cuatro años de antelación.
¿Cómo puede imaginarse la profundización de la Unión sin obligar a los ciudadanos a temer una mayor pérdida de control democrático? Hasta ahora toda profundización ha incrementado el euroescepticismo. Hace años Wolfgang Schäuble y Karl Lamers hablaron de la Europa de dos velocidades, de un corazón europeo --y usted estaba de acuerdo. ¿Cómo funcionaría? ¿No se deberían cambiar los tratados en este caso?
La convocatoria de una convención que conduciría a grandes cambios y referendos sólo sucedería si la UE hubiese hecho intentos más perceptibles y convincentes para abordar los problemas más urgentes. Los problemas urgentes son la todavía no resuelta crisis europea, el problema a largo plazo de los refugiados y los problemas de seguridad. Ni siquiera la mera descripción de estos factores están consensuados en el círculo cacofónico de los 27 miembros del Consejo Europeo. Solo se puede llegar a compromisos si los socios están dispuestos a comprometerse y esto significa que sus intereses no deberían ser demasiado divergentes. Una mínima convergencia de intereses es lo mejor que se puede esperar de los miembros de la Eurozona. La historia de la crisis de la moneda común, cuyos orígenes han analizado extensamente los expertos, une a estos países durante varios años --si bien de manera asimétrica. Por lo tanto la Eurozona delimitaría el tamaño natural del corazón de Europa. Si estos países tuviesen la voluntad política, el principio básico de “cooperación estrecha” prevista en los tratados permitiría los primeros pasos hacia la separación de ese corazón --y, con ello, la largamente esperada formación de una contraparte del Eurogrupo dentro del Parlamento Europeo.
Eso dividiría la UE.
Cierto, la argumentación contra este plan es la “división”. En cualquier caso, asumiendo que se quiera la integración europea, este argumento es infundado. Porque solo un corazón que funcionase correctamente podría convencer a las poblaciones polarizadas de todos los Estados-miembro de que el proyecto tiene sentido. Solo bajo estos fundamentos aquellas poblaciones que prefieren estar sujetas a su soberanía podrían convencerse gradualmente de unirse --una decisión que siempre estará abierta (!) para ellos: en esta perspectiva debe de haber, desde el principio, un intento de hacer esperar entre bastidores a los Gobiernos para tolerar ese proyecto. El primer paso hacia un compromiso en la Eurozona es bastante obvio: Alemania deberá renunciar a su resistencia a una coordinación más estrecha de las políticas fiscales, económicas y sociales, y Francia deberá estar preparada para renunciar a su soberanía en estas mismas áreas.
Solo un corazón que funcionase correctamente podría convencer a las poblaciones polarizadas de todos los Estados-miembro de que el proyecto tiene sentido.
¿Quién bloqueó esto?
Mi impresión desde hace mucho tiempo era que la posible oposición sería mayor en el lado francés. Pero esto ya no es así. Cada acción de profundización colapsa por la obstinada resistencia de la CDU/CSU gubernamental, que durante años ha decidido evitarle a sus votantes un mínimo de solidaridad con los ciudadanos de otros países europeos. Cuando las siguientes elecciones están en el horizonte, juegan con los egoísmos de la economía nacional -y sistemáticamente subestiman la disponibilidad de la mayoría de los ciudadanos alemanes a hacer concesiones en sus intereses a largo plazo. Se debería ofrecer, enérgicamente, una alternativa razonable y de largo aliento a la abrumadora continuación de su actual línea de acción.
El Brexit refuerza la influencia alemana. Y Alemania ha sido vista como hegemónica. ¿Cómo nace esa percepción?
La recuperación de la supuesta normalidad de los Estados-nación llevó a un cambio en la mentalidad de nuestro país, que se dasarrolló durante décadas en la antigua Alemania del Este. Esto coincidió con un estilo de creciente autoestima y una insistencia más franca sobre la orientación “realista” de las actitudes políticas en la nueva República de Berlín hacia el mundo exterior. Desde 2010 hemos visto cómo el Gobierno alemán trata su indeseado y creciente papel de liderazgo en Europa pensando menos en lo general y más en su interés nacional. Incluso un editorial de Frankfurter Allgemeine Zeitung admite el efecto contraproducente de las políticas alemanas, “porque confunde más y más el liderazgo europeo con la imposición de sus propias ideas sobre el orden político”. Alemania es una potencia hegemónica reacia pero insensible e incapaz, que usa e ignora a la vez el alterado equilibrio de poder europeo. Esto provoca rencores, sobre todo en otros países de la Eurozona. ¿Cómo debería sentirse un español, portugués o griego que ha perdido su trabajo como resultado de la política de recortes decidida por el Consejo Europeo? No puede emplazar a los ministros alemanes que impusieron sus políticas en Bruselas: no puede votarlos ni echarlos de la administración. En lugar de esto, durante la crisis griega pudo leer cómo esos mismos políticos negaban enfadados cualquier tipo de responsabilidad en las desastrosas consecuencias sociales que habían causado, casualmente, sus programas de recortes. A menos que nos libremos de esta estructura antidemocrática y defectuosa, será difícil asombrarse por la campaña de desprestigio antieuropea. La única manera de que haya una democracia europea es intensificando la cooperación europea.
El Estado del bienestar y la democracia forman un nexo intrínseco que en la unión monetaria ya no puede ser asegurado por los Estados nación individuales.
¿Lo que está diciendo es que los movimientos de derechas solo desaparecerán cuando haya más Europa y la UE sea mucho más democrática?
No, creo que perderán terreno durante el proceso. Considero correcto que todas las partes asuman que la Unión tiene que recuperar confianza para cortar la hierba bajo los pies de los populistas de derechas. Una parte quiere sacar provecho de su capacidad de impresionar a los simpatizantes de derechas mostrando músculo. El eslogan es “no más visiones elevadas, más soluciones prácticas”. Ese punto de vista está tras la renuncia pública de Wolfgang Schäuble a su propia idea sobre el corazón de Europa. Ahora cuenta completamente con el método intergubernamental, confía en que los jefes de Estado y de Gobierno resuelvan las cosas entre ellos. Sigue confiando en la apariencia exitosa de la cooperación entre Estados-nación. Pero los ejemplos que pone --la unión digital de Oettinger, la europeización de los presupuestos armamentísticos o la unión energética-- difícilmente cumplirían el deseado objetivo de impresionar a la gente. Y, cuando se trata de problemas verdaderamente urgentes –él mismo habla de la política de refugiados y de la creación de un derecho de asilo europeo, aunque elude el dramático paro juvenil en los países del sur--, entonces los costes de la cooperación son tan altos como han sido siempre. Por lo tanto, el bando opuesto recomienda la alternativa de una cooperación profunda y vinculante con un círculo más pequeño de Estados que estén dispuestos a converger. Esa Euro-Unión no necesita buscar problemas solo para demostrar su propia capacidad de actuación. Y, en el en el camino hacia eso, los ciudadanos se darán cuenta de que ese corazón de Europa se ocupará de los problemas sociales y económicos que están detrás de las inseguridades, del miedo al declive social y del sentimiento de pérdida de control. El Estado del bienestar y la democracia forman un nexo intrínseco que en la unión monetaria ya no puede ser asegurado por los Estados nación individuales."
(El ordoliberalismo es una corriente de pensamiento económico fundada por un grupo de políticos y economistas alemanes durante la década de 1930-1940. Se encuentra íntimamente ligada a la Escuela de Friburgo y al concepto de Economía social de mercado. También recibe el nombre de Neoliberalismo alemán.)
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


Mi Mejor Amiga (Historia triste de reflexión) 10 HISTORIAS DE ÉXITO FINANCIERO // OSSVALDO 10 frases e imágenes de amor y amistad para los amigos ... Canción A Mis Amigos, Sonora Ponceña - Audio Mi Amigo El Pollo - Bajo mis alas [Video Oficial] Cardenales del Exito - Un Amigo Como Tu La entrevista con El éxito en ti ostiogenesisimperfecta mi historia

3 formas de crear una historieta - wikiHow

  1. Mi Mejor Amiga (Historia triste de reflexión)
  2. 10 HISTORIAS DE ÉXITO FINANCIERO // OSSVALDO
  3. 10 frases e imágenes de amor y amistad para los amigos ...
  4. Canción A Mis Amigos, Sonora Ponceña - Audio
  5. Mi Amigo El Pollo - Bajo mis alas [Video Oficial]
  6. Cardenales del Exito - Un Amigo Como Tu
  7. La entrevista con El éxito en ti ostiogenesisimperfecta mi historia

Saludandoles los invito a checar el vídeo de mi historia en el canal de un gran amigo @elexitoentioficial gracias por su tiempo. 6.- 'El amigo debe ser un maestro en el arte de adivinar y callar: no debe querer verlo todo.' Friedrich Nietzsche 7.- 'Amistad: Barco lo bastante grande como para llevar a dos con buen tiempo, pero para uno sólo en caso de tormenta.' Ambrose Bierce 8.- “No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad.' Platón Todos tenemos una mejor amiga/amigo, incluso algunas veces ese mejor amigo se puede convertir en un hermano(a) por eso nunca debemos abandonarlo, siempre debemos estar con él en las buenas y en ... Canción A Mis Amigos, así se titula este gran éxito de 'La Sonora Ponceña' Disfrútalo!! Hola amigos/as un placer saludarles. Acá les dejo 10 historias de éxito financiero que sin duda son impresionantes. 10 personas que pasaron de no tener nada a ser multimillonarios. ¡Llegó el rey de la cocina! #MiAmigoElPollo está aquí para que nos la gocemos en todas partes. Si te gustó Bajo mis alas, sigue todas mis historias en mis re... Un Amigo Como Tu interpretado por los Cardenales del Exito año 1996.